ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

¿Qué es la nutrición deportiva?

Desde este blog hemos recomendado muchas veces, y seguiremos haciéndolo, la realización de deporte y ejercicio fí­sico moderado para alcanzar y mantener una buen estado de forma y cuidar adecuadamente nuestra salud. El siguiente paso que algunas personas damos (me incluyo) es practicar ese mismo deporte, ese mismo tipo de ejercicio fí­sico que primero hicimos como herramienta de adelgazamiento y ahora hacemos de forma más intensa y competetiva.

Si das este paso has de ser consciente que tienes que seguir cuidando tu alimentación pero no para buscar ahora un déficit calórico que te haga perder peso sino para obtener el máximo rendimiento en tu actividad deportiva. Ahora habrás de buscar los dí­as que te conviene, por ejemplo, hacer una mayor ingesta de carbohidratos y los dí­as en los que necesitas un mayor aporte de proteí­nas


La nutrición deportiva nos ayudará a obtener el máximo rendimiento

El mejor modo de optimizar tu alimentación para unos mejores resultados deportivos, un mayor progreso en cualquier actividad deportivas es, sin ningún género de dudas, acudir a un nutricionista deportivo que te guiará a la hora de alimentarte adecuadamente dependiendo de ciertos parámetros como son la edad, el deporte que practicas, los dí­as y nivel de entrenamiento, los perí­odos de descanso, etc. En principio, la nutrición deportiva es compatible con cualquier tipo de dieta, incluso con la dieta vegetariana, se trata de balancear adecuadamente la fracción de cada unos de los macronutrientes que se ingieren para que sea la más adecuada para el momento del estado de forma que deseamos estar (pretemporada, competición y fases finales).

Como hemos comentado anteriormente el tipo de alimentación depende del tipo de deporte que estemos practicando englobándose estos en dos grandes grupos: los deportes de fuerza y los deportes de resistencia.

Entre los deportes de fuerza podemos destacar todos aquellos relacionados con el fitnes y el culturismo. También la halterofilia y, en general, deportes en los que necesitemos hipertrofia muscular. Entre estos podrí­amos incluir el rugby, algunos deportes de contacto como el boxeo, etc.

Hablando de los deportes de , tal vez los reyes puedan ser el atletimo; en las pruebas de largas distancias, en las pruebas de fondo y medio fondo como la maratón, la media maratón, los 10.000, etc.; el ciclismo y la natación. También podrí­an reconocerse como deportes de resistencia (o al menos más que de fuerza) otras disciplinas como el tenis, en el que los partidos pueden alargarse varias horas con un mí­nimo en torno a dos horas; el fútbol, el baloncesto, etc.

No obstante lo anterior, estos últimos deportes y algunos otros más como el balonmano o el voleibol requieren de un entrenamiento y una nutrición mixtos, es decir, si bien lo más importante en el deporte será la resistencia debido a la larga duración de los partidos, también conviene entrenar y alimentarse adecuadamente para, por ejemplo, velocidad explosiva, capacidad de salto, etc.


Ciclistas comiendo tallarines en ruta

En general y como punto de partida para comenzar a orientar nuestra alimentación hacia el máximo rendimiento deportivo habremos de seguir las máximas de consumir abundantes carbohidratos de calidad antes del ejercicio o entrenamiento (los tí­picos platos de pasta que siempre hemos oí­do comentar a los ciclistas del Tour de Francia o a los jugadores de la Selección Española de Fútbol) y buenas dosis de proteí­nas para después del ejercicio (el tí­pico batido postentreno que vemos en cualquier gimnasio).

Un artí­culo dedicado a la nutrición deportiva no podrí­a acabar sin mencionar, siquiera de soslayo, los suplementos deportivos. Entre ellos, el más extendido son las proteí­nas en polvo. Muchas personas tienen miedo a los mismos considerándolos poco menos que drogas o productos dopantes: simplemente son proteí­nas que, debido a que los productos naturales que las contienen (carnes y pescados fundamentalmente) suelen ser muy caros en los mercados, se adquieren a un precio mucho menor.