ClinicasAdelgazamiento.es

ClinicasAdelgazamiento.es

El blog que te ayuda a adelgazar

Artículos, consejos y más para perder peso y ganar en salud

Salud y fertilidad a los 45

Conforme pasamos la barrera de los 30 años los óvulos comienzan a perder calidad, por lo que quedarse embarazada de forma natural comienza a ser más complicado y, además, los riesgos durante el mismo crecen.

Cada vez son más las mujeres que se plantean la maternidad a una edad más tardía, a partir de los 45 ya sea por cuestiones personales o profesionales.

La fertilidad a los 45 años, las probabilidades de un embarazo natural a esa edad son bajas, por lo que se puede recurrir a la donación de óvulos u otros tipos de fecundación artificial.

Además, respecto al hombre la calidad del esperma también desciende mucho.

Sin embargo, una vez conseguida ésta la mayor preocupación consiste en llevar a buen término el embarazo. A partir de los 45 existen una serie de riesgos, pero también ventajas.


Ventajas y riesgos de un embarazo a los 45 años Créditos imagen: mom.girlstalkinsmack.com

Uno de los riesgos más frecuentes es del desarrollo de hipertensión, problemas de placenta o diabetes gestacional, por ello, es prácticamente vital un chequeo médico completo para evaluar todos los posibles parámetros que podrían derivar en los riesgos antes descritos y poder regularlos para evitarlos.

Otro riesgo muy importante en los embarazos más allá de los 45 años es el parto prematuro o el aborto espontáneo. Se calcula que aproximadamente la mitad de los embarazos acaban en aborto.

Otro de los riesgos más comunes son los problemas cromosómicos y las anomalías congénicas por lo que practicar la miocentesis es prácticamente obligatorio en estos casos.

Hasta aquí hemos hablado de la parte negativa de quedarse embarazada a partir de los 45, parte negativa que en cualquier caso deberá ser evaluada personalmente por nuestro médico de confianza ya que existen muchas posibilidades que todo transcurra con total normalidad.

Respecto a las ventajas de un embarazo pasado el umbral de los 45 hemos de tener en cuenta que nos encontramos ante una mujer con gran experiencia que, con total seguridad, haya pasado por todos los avatares de la vida y sabrá afrontar con mayor eficiencia y serenidad los retos del embarazo y la maternidad.

Por otro lado, es muy probable que hayas ya realizado todas aquellas actividades que anhelabas en torno a los 20 o los 30, tales como viajar, realizar actividades de riesgo y puedas de dedicarte de manera más responsable y exclusiva a tu hijo.

Además, a partir de los 45 encontramos mujeres más estables que han retrasado el momento de ser madres priorizando su carrera profesional y están más afianzadas tanto económica como socialmente. Además, son personas que suelen llevar ya varios años con su pareja por que la convivencia es más estable, por lo que los niños suelen ser más felices al vivir en un entorno más estable en todos los sentidos.

En definitiva, se trata de una decisión muy personal cuándo ser madres, pero aunque los riesgos durante el embarazo pueden ser importantes, valorando las ventajas de educar y mantener un niño en nuestro mejor momento profesional y personal también puede hacernos inclinarnos por postponer has los 45 el momento tan bonito de decidir ser madre.

Con toda probabilidad las ventajas superarán con creces los riesgos.